Su misión es ayudar a mejorar la Administración pública para en cambio que requiere nuestro país

Los empleados públicos es la clave. Su reacción positiva ante el “Cambio”, es el impacto rápido para cortar las dinámicas de corrupción acontecidas hasta ahora. La Cultura de la innovación es el medio, su ortodoxia y doctrina aplicada en los espacio de trabajo, es en sí, la revolución requerida. En el espacio público, no se contempla a personas sin interés por progresar, tampoco aquellas sin voluntad de aprende nuevos conceptos organizativos, competencias y utilizar nuevas herramientas TICs.

La experiencia vivida en la Administración pública, por Soldado Epigenético y sido el motor para dar el paso de ver voz de los que quieran comunicar. Nunca pensó haber podido entender tan profundamente al funcionario público, y conceptuar que la doctrina del CAMBIO está en sus manos. Sí en todos los funcionarios de país y cree profundamente en ello. La positiva experiencia de conocer y debatir con más de medio millar de funcionarios del cuerpo y escala del subgrupo A1 de la administración pública y con catedráticos y profesores en la universidad, le afianza esta reflexión.

Se vive hoy en la administración, un ágora de voluntades para cambiar a mejor. Al camino es la innovando. La mejor herencia para las siguientes generaciones es dejar al frente de la Administración pública, directivos formados, capacitados y con el objetivo de crear valor para la ciudadanía por encima de todo. Cultura de innovación, es el medio. Me siento cerca de la revolución de Rousseau — dice Soldado—, al tiempo tienen un temor por el poder absoluto de los políticos que deprecian la ciudadanía. Se considera portador de la herencia de pensador radical y revolucionario. Habrá que atreverse —dice— a reescribir un nuevo “Contrato social” y releer en profundidad “Emilio, o De la educación: Los cargos políticos pasan, pero Soldado Epigenético va a permanecer en el tiempo. Va seguir en las trincheras de la formación para la Administración pública, que es la “cocina” el pensamiento innovador. Siempre ha estado con sus oídos en los ojos, observando a las personas que tienen la voluntad de comportarse como artífices para trasformar la Administración pública.

Funcionarios innovadores e intraemprendedores lo tienen ahora bien, tal como alecciona Carles Ramió en su último ensayo: … “Una de las conclusiones es que las instituciones y los empleados públicos no han querido participar de la cultura de la corrupción y esto supone una magnífica palanca de cambio para que las propuestas”. Soldado Epigenético, tiene serenidad, la ha pasado cadi de todo con los cargos decisores con comportamiento prepotente y soberbio. Su experiencia de años estudiando el comportamiento de las personas en las organizaciones de trabajo y tutelando programas de formación para innovación y creación de valor en las Administraciones públicas, le permite esta posición. Experiencia cargada de confortamientos y pensamientos, voluntades de cambio y aprendizaje para poder saber ponerse en la situación del empleado público, “el que quiere innovar y no le dejan”. La incomprensión de la superioridad jerárquica y demasiados políticos, a los que su objetivo hasta ahora ha sido vivir bien asegurando su confort; perdiendo el horizonte de que en la Administración pública se trabajar con la única dirección al progreso de la misma en beneficio del ciudadano.