Cordoba (65) ¿Tienes respeto a pronunciar esta palabra? A mí me enseñaron desde muy pequeño que había que tenerle miedo. Muchas veces viene a la mente esta palabra en las personas que estudian a fondo el contenido del discurso de muchos de los actuales políticos,  incluidos los de este país.

Palabra que de tanto usarla ha perdido su dignificado, o así parece. Recuerdo cuando estudiaba este tema, empezaba con la famosa marcha sobre Roma en el 1822 con el poder de Benito Mussolini. Ahí empezó el fascismo.

El fascismo no es exactamente una ideología política, no empieza como los movimientos políticos con ideólogos y politólogos. Empieza cuando el estado anula a las personas a las que manipula su conciencia con propaganda y discursos populistas, para que todos estén al servicio de un determinado estado, para establecer una nación como MARCA y quedar toda la ciudadanía supeditados a su desarrollo, asumiendo sus consecuencias, la historia ha demostrado que en final siempre ha sido un desastre social.

Esta acción para captar personas fieles en apoyo a un determinado poder de políticos estrategas, la llevan a la practica tanto los que abanderan el pensamiento de la derecha como de la izquierda. Mussolini militante socialista o Adolf Hitler desde su partido nacional socialista, promovieron la idea de que el EQUIPO está por encima del individuo. No creen en la lucha de clases y exigen convenciendo con propaganda sesgada la imposición de un determinado LÍDER. ¿Veis alguna similitud con la situación actual en nuestro país? ¿Hay algún líder que intentar elevar su MARCA a costa de lo que sea?

El fascismo en su momento era un pensamiento vanguardista (Eduardo Juárez, dixit). Así se puede percibir e interpretar si se lee cosas de Antonio Primo de Rivera, situadas en su momento histórico. El fascismo promovió en el caso de Hitler, llegó próximo al total de la población con trabajo. Se incrementó la tecnología con grandes edificaciones caso de Alemania (En Bunshaft un gran rascacielos, rompió moldes en esa época). Otro electo del fascismo es el promover crecer territorialmente, conquistar otros países y someter sus culturas. El fascismo en su inicio estimula la ambición y la codicia humana justificándola detrás de la prepotencia de la “marca”.

En España el fascismo, hace ahora ochenta años, no tenía un peso político importante (no llegaba al ocho por ciento en la elecciones en intención de voto), caso similar ocurría con el comunismo. Franco levantó y promovió el fascismo  instrumentalizándolo, porque le beneficia ideológicamente y necesitaba este tipo justificaciones para sus planes. Necesita un cuerpo político y dar imagen al régimen que está imponiendo autocrático, totalitario y jerarquía militar. El ideal de José Antonio Primo de Rivera (fusilado cuando perdió su aforamiento político) fue modificado a nacional socialista y sindicalista muy próximo al ideal hitleriano por parte de Ramiro Ledesma y Onésimo Redondo, con resultados trágicos y vergonzantes para la sociedad.

El fascismo no es una ideología política definida, seguir su historia es muy diferente según los fines y componentes con que se haya utilizado. Hoy hay visibles indicios que muchos políticos están promoviendo la idea de NACIONALISMO  invirtiendo en ello todos los recursos de los que disponen y están, sin reparos,  en la línea de someter “la idea de individuo” a la “idea de nación”. Los discursos para convencer a electores, se estructuran para que esté sometido el individuo a la idea de nación. Se promueve la condición de que por estar en un territorio, se es ya parte de él,  sin aceptar otras ideas distintas a las de quiénes promueven la nación como marca. La democracia invita a que las decisiones se compartan con las mayorías. Fascismo es, cuando los resultados de una votación, no nos gustan y no se acepta dialogar alternativas con los que piensen de distinta forma, eso es fascismo. Un partido político en un país democrático que no entre en dialogo con otros de ideales distintos y se cierre sobre sí mismo parapetados egoístamente sus líderes políticos detrás de sus siglas.  Esta acción afinamiento  social forzado, a mi entender es fascismo.

Por eso según el bando en que se esté unos son fascistas a criterio de los demás. El fascismo es un virus peligroso que anida en las células de la arquitectura de la democracia. El autoritarismo, el totalitarismo y cuando se controla las políticas de un país, si además, se emplea la fuerza de la justicia como factor político, se está  precipitando el fundamento de la democracia a la materialista idea del fascismo.

Hay que promover el entendimiento y  el diálogo  como la única forma de poder objetivar solucionar las necesidades de la ciudadanía y no supeditarlas a los intereses de marca de los partidos políticos y al complejo ego de sus líderes; para el bien de la democracia y de las futuras generaciones.