X_ despues (1)¿Lo puede interpretar así la sociedad española?. No hay que mirar atrás, porque la carga que tenemos por delante una carga más pesada que la armadura arrastrada por el protagonista Robert De Niro en la película La Misión por las Cataratas del Iguazú . Tenemos que subirnos al carro del optimismo, quienes entendemos que el progreso de la sociedad depende de nosotros. Sí, los invisibles y olvidados profesionales empresarios y docentes, que trabajamos para promover empresas como el principal vertebrador social que existe, alineados en esta misión y convencidos que es la única solución posible para crear efectivos puestos de trabajo y con ello, generar la riqueza imprescindible para la sostenibilidad fiscal de los territorios. Noticias como la concesión de honores a gestores fallidos en España es muy desolador y desmotivador. Y más aún, en el primer día del año 2012 que se vaticina como una agresión continuada a lo socialmente ganado y establecido durante varias décadas.

Incapaz de ver la labor de los señores Zapatero y Chaves en la Comunidad Internacional y aún menos las buenas acciones en beneficio de España (obvio la Corona, por desconocer si han trabajado para sus intereses) de personajes políticos como las señoras Pajín y González-Sinde por destacar de entre el resto de cargos. Se puede romper cualquier tradición social para con los ciudadanos, pero permanece inalterable lo tradicionalmente establecido para la sociedad política. ¿Alguien lo entiende?… ¿es justo? ¿cómo puedes explicar esto en los institutos y en las universidades? a los jóvenes que se les hay que pedir esfuerzo y talento. A los cargos decisores de las AAPP que se les debe exigir coraje para innovar. Ah, sí y a los funcionarios que van a vivir un des-progreso nunca imaginados por ellos.

Se pide esfuerzo individual para emprender; Esforzarse en visionar oportunidades para generar negocios-riqueza; Emprender nuevos negocios innovando sobre productos y creando otros nuevos; Emprender si subvenciones ni ayuda públicas y sin financiación; Transformarnos en promotores de la auto-ocupación o ego-empleo; Trabajar sin exigir empleo duradero pero si desde una prospectiva de la responsabilidad social para ayudar a las siguientes generaciones y los jóvenes que están emigrando con su talento adquirido en la universidad y pagado por todos; Trabajar con un pensamiento global con un idioma inglés que cojea hasta para comprar un pasaje de avión; Qué hay que desprenderse de lo que no funciona… Estamos en la España de la Campanario, la Esteban y demás chochonas televisivas . La del clan de los Alba y la de una Familia Real dolida y abochornada por encontrar su propia realidad especulativa. ¿Será innovar? el retorno del Duo Dinámico, la situación de Bisbal, o la separación de los Palomo Linares y Espartacos que reviven la España de lo insólito con ejemplar liderajes de los Paquirrines de turno, como ejemplo caótico para los jóvenes con un posible— ¡Ah! …, estos son los viven de coña (pueden pensar en su conciencia).

Este será el último post que mire negativo lo que colateralmente y subyacentemente pesa hundiendo el progreso del país. El año 2012 debe de ser el del optimismo y de denuncia de lo ineficaz. El de la emprendeduría y la salida de la nueva educación para la formación de los cientos de miles de ciudadanos que deben de buscarse la vida y posiblemente en embrionar un pensamiento de responsabilidad civil desde el Gobierno y las AA.PP. Menos títulos, más justicia y menos mangoneo político.

La realidad premiada y un profundo “sin palabras”:

imageEl Collar de la Orden de Isabel la Católica tiene su función actual ser la recompensa de "premiar aquellos comportamientos extraordinarios de carácter civil, realizados por personas españolas y extranjeras, que redunden en beneficio de la Nación o que contribuyan, de modo relevante, a favorecer las relaciones de amistad y cooperación de la Nación Española con el resto de la Comunidad Internacional."

 

image

 

 

 

 

 

 

imageLa Real y Distinguida Orden Española de Carlos III fue establecida por el rey de España Carlos III, mediante Real Cédula de 19 de septiembre de 1771 con el lema latino «Virtuti et merito», con la finalidad de condecorar a aquellas personas que se hubiesen destacado especialmente por sus buenas acciones en beneficio de España y la Corona. Desde su creación, es la más distinguida condecoración civil que puede ser otorgada en España

 

image