Colonia GuellLos nuevos alcaldes deben de ser “lideres mejoradores”. Pocos saben su significado y aún menos cómo transformase en emprendedores para poder lograrlo. Sin embargo, muchos son líderes potenciales y no lo sabe. Aquellos que hayan reflexionado en como ejercer en el desempeño de sus funciones en estos puntos son los que realmente lograrán conducir a sus equipos de gobiernos en la dirección adecuada. Con estas calves  lograrás aprender como cargo electo a predicar con el ejemplo de líder mejorador, poner pasión, saber organizar, aprender a delegar, asumir el trabajo y deber con ética, aprender a comunicar y escuchar a escuchas sobre todo a las nuevas generaciones y activar ser valiente y honesto. Y, todo ello sobre la base de la “Humildad, Armonía y Afecto”, para superar la capacidad de soportar frustraciones, buscar siempre nuevas oportunidades con los temas fracasados en los primeros intentos. Poner es su sitio a todos aquellos que siempre tienen escusas para no empezar la innovación. Ser atrevido reconociendo, ¡pues, yo no lo había pensado! y a continuación responder a la pregunta cómo inicio de la innovación radical: ¿Y, ahora por qué no?… empezar.

Predicar con el ejemplo. No se puede ser un líder distante, asegurarse de que el trabajo que hace se entiende claramente por su equipo. Estar delante de cada una de las acciones de su gente, delegar trabajo pero no la definición de los objetivos.

Pasión e ilusión percibible. Un líder debe de provocar que se hable de él por la pasión que pone en desempaño de sus funciones. Creer en lo que estás haciendo y lo que su equipo está gestionando y que ello se perciba en su entorno.

Organizador ejemplar. Un líder desorganizado no es líder, está persiguiendo su propia cola. Desorganización de las razas más que más desorganización. Si usted está agotado y sucio, su equipo también lo estará. Cuando usted está organizada será mucho más productivo y todos los demás así.

Delegar como síntoma de autoridad. Un líder no puede hacerlo todo. Ser capaz de delegar con eficacia.

Aquí están seis pasos para delegar que el alcalde pueda delegar con éxito:

  1. -Saber lo que quiere y explicarlo. Los demás no pueden leer su mente.
  2. -Expresar los objetivos de forma muy clara. ¿Cuáles son sus objetivos? ¿Qué necesita hacer? Proporcionar instrucciones solo las necesarias.
  3. -Establecer expectativas. Definir las consecuencias de cada objetivo. Explicar la hoja de ruta para el éxito y las consecuencias del fracaso
  4. -Con Confianza. Es necesario confiar en las personas. Por ello el primer trabajo de líder es seleccionar su equipo por inteligencia, educación y formación. Y nunca por interés que supla las competencias requeridas.
  5. - Con estilo propio. Que lo hagan a su manera. Y que acepte y respete el estilo de los demás.
  6. - Seguimiento de la actividad. Delegar no significa abandonar. La comunicación es clave, necesita estar informado en qué punto está cada actividad. Debe de establecer metas mensurables para ajustar al orden, pero no agobiar el seguimiento de los avances <todo tiene un “tempo”>.

"No le digas a la gente cómo hacer las cosas, les dicen qué hacer y deja que te sorprenderá con sus resultados." - George S. Patton

Ser propietario de su trabajo y de su deber. tomar posesión del mismo y que los demás lo perciban. Cada miembro de su equipo debe a su vez ser propietario de su deber y sus objetivos. Este concepto de propiedad es necesario. Su equipo tiene que saber estará allí en los buenos y los malos momentos. Eso no significa asumir la responsabilidad de todo el rol a resolver.

Comunicar y escuchar. Es la clave, los grandes líderes tienen que ser grandes comunicadores y estar atentos al entorno, tener inteligencia visual. Comunicar el éxito que logra su gente los eleva aún más, algo que se olvida hacer. Los individuos que forman su equipo necesitan ser también protagonistas de sus éxitos y verse defendidos en los errores. Ellos quieren saber que cuando han hecho un buen trabajo, el líder tiene que decírselo de una forma expresa. Quienes resuelven de forma demasiado rápida son líderes inseguros o líderes desinteresados. También hay líderes cobardes, esos que evitan enfrentarse situaciones complicadas propias de la actividad del equipo de trabajo.

Valiente y honesto. No ignora los problemas y saber descubrirlos a tiempo.

El programa de formación Inteligencia Política Local está diseñado para que ello sea posible. La nueva educación para ejercer con éxito la gobernanza municipal.